Hilos Productos: 821

Filtros Filtros
0.00 EUR 250.00 EUR
Tus filtros: Borrar filtros
  • Relevancia
  • nuevo y aún por descubrir
  • Más vistos
  • Los preferidos
  • Más recientes
  • Precio en orden ascendente
  • Precio en orden descendente

Fabricación de hilos

El proceso de hilado consiste en convertir la materia prima -fibras naturales o sintéticas- en hilos de distinto grosor y textura, que se utilizan en trabajos de costura, punto y otro tipo de manualidades. Esta transformación es paulatina y pasa por cuatro etapas básicas que incluyen limpieza, estirado, doblado y torsión de las fibras textiles. La fabricación del hilo puede ser de dos tipos: manual o industrial. El hilado artesanal aún es muy común en algunos pueblos indígenas de América Latina y consiste en retorcer fibras con los dedos convirtiéndolas en hilos, o bien, utilizar husos (palos de madera con pequeños discos en uno de los extremos) y tornos de hilar para agilizar el proceso de hilatura. A su vez, la fabricación de hilos industrial es un conjunto de operaciones que se inicia con el peinado de la fibra por un mecanismo con agujas, pasando a la siguiente etapa que consta en estirar y doblar la materia prima con ayuda de la máquina mechera y posteriormente en darle la torsión necesaria para convertirla en hilo.

"Por el hilo se saca el ovillo"

Anónimo

A cada hilo su aguja

Para elegir el grosor del hilo adecuado hay que tener en cuenta varios factores: resistencia, costes, efecto deseado, productividad y, por supuesto, el tipo de trabajo que vas a realizar. Si buscas una estética refinada y de alta definición, utiliza hilos más delgados, y si lo que pretendes es crear un efecto rústico y desenfadado, emplea hilos más gruesos. Otro criterio a tener en cuenta es la productividad del trabajo que, en caso de labores de bordado, depende de forma directa del grosor del hilo: cuanto más delgado sea este, más puntadas tendrás que hacer para cubrir la superficie. Por otro lado, los hilos más gruesos tienen una mayor resistencia a la rotura y al desgaste, por lo que también deberías valorar el tiempo de la vida útil que le quieres dar a tu labor. En cuanto a los trabajos de costura, hay una regla de oro que siempre funciona: para coser tejidos finos se deben utilizar agujas e hilos finos y en caso de tejidos gruesos se usarán hilos y agujas más gruesas. Antes de comenzar la labor, se recomienda siempre comprobar el tamaño de la aguja y el grosor del hilo en un pequeño trozo de tela para evitar posibles defectos en la costura. Además, existe un sistema numérico de agujas que permiten elegirlas en función del espesor del hilo y del tipo de tela con la que se va a trabajar: agujas con números 9, 10 y 11 están indicadas para hilos finos y tejidos delgados; 12 y 14 son ideales para coser con hilos y telas de grosor mediano; 16 y 18 son idóneos para trabajar con hilos y tejidos de punto gruesos, mientras que los números 20 y 24 son imprescindibles en la confección de alfombras y tapicería. Sean cual sean los hilos y agujas que elijas, búscalos siempre de la mejor calidad, ¡la calidad de DaWanda!